Tecnología

Reputación digital, ¿aprovechamos todas las oportunidades?

The following two tabs change content below.

El impacto digital está cambiando la sociedad, los modelos de negocio, los modelos de relación y gestión de clientes y empleados… Pero como siempre, la gestión de cambio y los procesos de innovación producen rechazo, especialmente cuando se desconocen. Hay que salir de la zona de confort.

¿Necesita mi empresa estar en redes sociales?

Es la pregunta que todo pequeño/mediano/gran empresario hemos hecho a algún sobrino adolescente que entiende mucho de ordenadores. ¿Venderé más con un community manager? ¿Descuadrará demasiado mi presupuesto para marketing? ¿Es recomendable  que la gente no sólo conozca los entresijos de mi empresa, sino además proporcionarle una plataforma para que me critique en mi propio terreno? Una pregunta para cada inquietud y una inquietud para cada empresario.

Cuesta en especial a las empresas con valores tradicionales y jerárquicos el paso a ser sociales y digitales. Hay que esquivar muchos frenos internos y una mayor dificultad para transformarse en empresas más abiertas, transparentes y horizontales.

Pero por mucho que queramos negarlo, la transformación de los negocios y de las organizaciones y su adaptación a los nuevos medios digitales será tan profunda que las empresas que no reaccionen ante el mismo no podrán sobrevivir.

Hace unos años con la irrupción del ecosistema social, estar en redes sociales se planteaba como una ventaja competitiva. Hoy en día no hay excusas, nuestros clientes quieren saber de nosotros y es nuestro deber estar donde ellos nos necesiten.

La web social ha irrumpido con fuerza cambiando los conceptos que hasta ahora teníamos sobre internet. La relación unilateral entre el usuario y su búsqueda de hace unos años ha dado paso a una pluralización global de las críticas, opiniones, criterios, ofertas y demandas de cualquier ciudadano de a pie, asociación, organización o plataforma que en ocasiones asusta.

Pero lo cierto es que las redes sociales son un altavoz para las empresas y se han transformado en poderosos centros de atención al cliente. La reputación de las marcas se dirime en tiempo real, Facebook y Twitter emergen como los nuevos “call centers” donde el consumidor ejerce a través de su influencia el poder de la recomendación, la alabanza, la crítica o la destrucción, todo depende de cómo hagamos las cosas.

Reputación digital en empresasEn el caso de Método, como fruto de una necesidad de comercializar nuestros productos y prestar la mejor atención al cliente para tomar ventaja frente a nuestros competidores, optamos por formar al mejor staff con el que contábamos en un grupo de expertos en marketing digital y redes sociales para difundir y dar a conocer los nuevos productos que ofrecemos en otros mercados. Fruto de esta labor hoy podemos decir orgullosos que contamos con uno de los mejores equipos de community managers, vendedores y atención al cliente del mercado.

Esto nos ha llevado a dar el siguiente paso que es diversificar nuestro negocio hacia las nuevas tendencias del mercado y crear una agencia dentro del grupo que ofrezca sus servicios de marketing digital a clientes actuales y futuros a nivel internacional.

En Método tenemos muy claro que los beneficios de la transformación digital de una organización son una clara oportunidad para crear ventajas competitivas en una nueva economía digital y global. Es la oportunidad de crear organizaciones y “marcas con alma” que puedan ser queridas por sus clientes y es la ocasión perfecta para mejorar la experiencia del cliente. Es el momento de mejorar la relación con nuestros clientes, así como la experiencia de usuario con el objetivo de conseguir la participación, co-creación e interacción de consumidores y marcas que sin duda revertirá en la mejora de los ingresos.

Post anterior

Cómo diferenciarse en un mercado competitivo

Siguiente post

Visitamos Lituania, en la primera reunión del proyecto para incentivar la inserción de alumnos de FP