The following two tabs change content below.
Pilar López

Pilar López

Directora de Comunicación y Marketing en Método Consultores

Método entrevista a Enrique DansEnrique Dans 

Doctor en gestión de procesos de negocios, profesor del IE y blogger

Pilar López Cuntín

El reconocido bloguero  y profesor Enrique Dans afirma que “el intercambio de información es infinitamente superior en un entorno online, aunque a las empresas les cueste creerlo”.

Enrique Dans está en nuestro top ten masculino de las mejores cabezas pensantes en el ámbito de las nuevas tecnologías que no puedes dejar de seguir en Twitter. Dans es Doctor en Management, especialidad en Information Systems por la Universidad de California (UCLA) y en su trabajo como investigador estudia los efectos de la tecnología sobre las personas, las empresas y la sociedad en su conjunto. Es colaborador habitual en numerosos periódicos y revistas como El País, El Mundo, Público, ABC, Expansión o Cinco Días en temas relacionados con Internet y las nuevas tecnologías, y escribe muy activamente desde hace más de diez años en su blog, un referente en España. Hemos estado charlando con él sobre el e-learning actual y futuro, tal y como él lo ve.

¿Cómo ves el panorama e-learning actual? ¿Cómo crees que va a evolucionar el sector?

Lo que deberíamos hacer en online es aprovechar lo que la tecnología nos ofrece para crear comunidades que estén más interconectadas, que puedan interactuar con más facilidad de la que puede haber en un entorno presencial, en los que el número de minutos en los que puedes hablar es muy limitado.

En cuanto a la interacción con el profesor ocurre exactamente lo mismo, en un entorno presencial tienes que interactuar con lo que tienes en la cabeza mientras que  un entorno online te puedes llevar lo que quieras, vincular lo que quieras, colgar un video, subir un texto o hacer algo más introspectivo si quieres. Por tanto, si tienes profesores buenos que además aceptan entrar en una mecánica de este tipo y aceptan que eso les va a suponer mucho más trabajo que un entorno presencial, pues adelante. Desgraciadamente, no hay muchas empresas que estén en esa situación.

En la mayor parte de empresas los profesores se han hecho a trabajar en un entorno presencial y no les saques de ahí, en otras te vas a encontrar que hacen el online con una labor de menos calidad, “como no puede venir a clase este alumno, voy a tratarlo en online”, una labor casi, casi de sustitución o de hermano pobre, cuando en realidad el online puede ser mucho más rico y mucho más potente como entorno de aprendizaje que el presencial.

Si intentas desarrollar este tipo de enseñanza poniendo asistentes a los profesores, pierdes la calidad porque necesitas a Elvis, no al representante de Elvis ni al cuñado de Elvis. Y los alumnos quieren a Elvis. Entonces si tu coges a Elvis y lo multiplicas con tutores, por muy bien organizados que estén, no es lo que es. Es una pérdida de calidad que el alumno ve. Si aspiras a crear una comunidad en online, la comunidad da sus frutos verdaderamente cuando la gente tiene cara y ojos, se conoce, sin necesidad de conocerse de manera física, pero sabiendo el perfil de cada uno, caracterizándose entre sí y siendo capaces de saber con quien están hablando mucho más que en el entorno multitudinario.

¿Cómo ha cambiado la industria con los MOOC? 

Todo el fenómeno de los MOOCS nos ha servido para hacer disponible a mucha gente unos contenidos determinados pero la calidad del aprendizaje es relativamente baja y el porcentaje de gente que en realidad les saca partido es un dígito. Entre un 5% y un 8% de gente lo aprovecha y se gradúa. Y habría que ver si realmente esa gente que se gradúa sabe del tema o simplemente quiere poner en su currículo “he hecho un curso de…”.

¿Cuáles son entonces las principales características que ha de tener un buen curso online?

El balance sincro-asincro para mí por ejemplo es complicado. Ahora mismo tengo alumnos en Singapur, Hong Kong, Nueva Zelanda, etc. y no puedo hacer muchas clases en vivo porque a alguno lo pillo a las 4 de la mañana siempre. Puedo hacer una conferencia online pero tengo que dejarla colgada para después valorar la intervención de aquellos que no estaban; no puedo penalizar al que estaba durmiendo. Entonces limito la parte síncrona. Sin embargo, la parte asíncrona no deja de asombrarme porque siempre que me asomo hay participación y gestionar esa participación (que a veces es duro, no te lo voy a negar) es fundamental porque conozco mucho mejor al alumno. De hecho, mucho mejor en seis sesiones en online que en 20 presenciales. Yo podría recomendar a un alumno a un potencial empleador mejor después de 6 sesiones online que después de haberle visto 20 semanas en clase porque la relación está facilitada por un medio que tiene una supremacía en el intercambio de información.

¿Qué tiene que tener entonces un curso de este tipo? Que el profesor sea el adecuado, que te diga algo, que la institución y por lo tanto la metodología que aplica también te diga algo y que la interacción sea superior a la de los cursos presenciales, es decir que no sea un sustitutivo sino un complemento que mejora la experiencia presencial.

Para que te hagas una idea, yo me considero muy bien pagado en mis clases presenciales pero una clase presencial de hora y media versus una clase online que empieza el martes y termina el viernes, me la pagan al triple y, aún así, no me compensa desde el punto de vista de trabajo. Lo hago porque me da muchas más ideas y me enriquece mucho. Después de haber discutido un caso en un entorno virtual estoy mucho más preparado ya sea para dar la clase presencial o para escribir un artículo sobre el tema.

¿El alumno que se enfrenta al online ha de tener unas actitudes especiales?

Requiere un nivel de ganas de hacer las cosas y de motivación elevado. Si lo que intenta es entrar en el foro a ver lo que hay y dedicarle una hora al día, se va a perder la mayor parte de las discusiones buenas en las que hay que estar. La forma de evaluar es distinta, yo estoy tomando nota de todas las participaciones de cada uno de mis alumnos, estoy puntuando aquellas que me parecen buenas y, sino se dan estas características, para mí es un entorno de sustitución y yo no creo en eso. La actitud debe ser: qué bien que lo hago online porque así tengo un contacto mucho más directo con el profesor. El profesor no resuelve dudas (para eso te mando un enlace). 

El profesor está ahí moderando, provocando, generando discusión, cortando aquellas discusiones que no llevan a nada productivo y reforzando aquellas que sí. Es mucho más un director de orquesta que un solucionador de dudas.

¿Cómo valoras los blogs en entornos educativos?

Pueden tener muchas posibilidades porque hasta ahora lo que estamos viendo son plataformas como el Moodle y compañía que están muy bien pero que no son una herramienta que le dé al alumno un valor añadido como tal. Es decir, si tú como alumno aprendes a usar Moodle o Blackboard en realidad estas aprendiendo a usar algo que no te servirá para nada cuando sales de la institución académica, entonces yo soy mucho más partidario de utilizar herramientas abiertas. Es decir, que el proceso educativo se dé en abierto, que los alumnos puedan interactuar en abierto, que incluso aparezcan personas que no están en ese curso pero puedan aportar puntos de vista y que además eso permite que los alumnos aprendan manejo y desarrollo de unas herramientas que se van a encontrar en la vida.

Yo estoy muy por la labor de sustituir esas herramientas cerradas por otras abiertas y los blogs en ese sentido son una de las mas versátiles. Tiendo a pensar que un alumno que pasa por determinados procesos de formación y educación debería llevarse debajo del brazo un blog personal en el que está su trabajo durante el curso y aquellos ejercicios que ha ido haciendo, etc. Después depende de su voluntad el dejarlos todos asociados a su nombre o no, pues mira en éste me pusieron muy mala nota y no me interesa que se vea, pues este lo escondo y lo borro, o éstos no me interesa mostrarlos porque me estoy especializando en otro tema. Lo ideal sería que una persona que está desarrollando unas aptitudes porque quiere especializarse en un tema, pueda mostrar esas actividades y en ese sentido el blog es una herramienta muy interesante. Indexa bien, puntúa bien en los buscadores y es rentable.

¿Las empresas han hecho una apuesta real por el online o sigue costando?

Las empresas siguen viéndolo como un sustituto más barato. Por otro lado las empresas lo que pretenden es decir que han ofrecido formación y no necesariamente ofrecerla porque les interesa, ésa es su valoración de la formación, ¿por qué formas? porque es una parte de la motivación de tu personal, lo expones a determinadas cosas pero lo ves como colateral y no como función central. Pues eso es un problema. Me gusta encontrarme con compañías que de verdad digan que la formación para ellos es algo central y que influye en el desarrollo de sus trabajadores pero más allá de los que lo dicen de boquilla, son pocas. Y eso se traslada a los dos ámbitos, al presencial y al online.

Y, un poco por lo que te has encontrado, ¿crees que los directivos son conscientes de las capacidades que tiene el elearning en el aprendizaje?

Los que han pasado por ello sí, nuestro programa más puntero es un máster online, los alumnos se ven 15 días después de tirarse unos cuantos meses en la red, tienen otra cita en medio del curso en un país diferente, y al final se vuelven a ver. Ahí te das cuenta de lo que ha dado de sí un estudio de caso y lo comparas con otros momentos de tu formación en los que el mismo caso tenía que transcurrir en hora y media y a unas intervenciones más controladas, menos ricas, ahí te das cuenta de las limitaciones.

¿Y cómo se gestionan los comentarios excesivamente largos, mal redactados, etc?

Al verborreico se le gestiona rápido, enseguida le meten tres collejas sus propios compañeros (risas) con un “tío que rollo tienes”, “abrevia”, etc. El sistema se autorregula rápido y se tienden a crear reglas no estrictas, no creo que sea necesario una habilidad especial, pero sí tener la motivación de saber a lo que estás.

¿Qué papel juega la tecnología?

No tanto como parece, tiene que facilitar cosas pero no ser intensamente tecnológico si aspiras a llegar a todas partes. Una de las limitaciones que nosotros nos encontramos es que el perfil de nuestro alumno online trabaja en un sitio, viaja por otro, no para quieto y tiene dificultades para ajustarse a los horario de un presencial. Entonces ese tío que está hoy en China y mañana en el centro de África, suele moverse en entornos de ancho de banda escasos y con una conectividad muy restrictiva. No podemos servirle vídeos en alta calidad todos los días porque muchas veces no va a poder bajárselo o le va a resultar complicadísimo.

Retos del elearning

El desarrollo de personas que realmente se encuentren cómodas en ese entorno. Las claves están en el desarrollo de aptitudes a los profesores de online; no es fácil. Es tan “demanding” para el profesor que cuesta tener gente motivada y formada como para hacerlo bien.

Principal limitación en este momento

Que si tú haces un máster online, la empresa lo va a ver y decir: ¡Ah pero lo hiciste a distancia! Y esto de la formación a distancia tiene mala prensa. El reto es conseguir que el mercado entienda que es un producto no sólo no inferior sino incluso potencialmente superior.

Cómo se consigue

Tiempo y educación del mercado. Que vean lo que hay, a los alumnos potenciales enseñarles ejemplos de clases, cosas que el observador en principio no entiende, por ejemplo que tú como profesor conozcas mejor a tus alumnos que en un entorno presencial o que la clase tenga más compañerismo y conciencia de grupo que en un entono presencial, que se conozcan mejor unos a otros. Eso tú lo cuentas y no se lo creen. La gente que hace estos cursos es gente que le cuesta desconectar del ordenador y es precisamente gente muy activa que interactúa muchísimo.

Método Consultores entrevistando a Enrique Dans


Seguir leyendo nuestras novedades

boletin