Artículos de opiniónEducación

Nuevos elementos tecnológicos aplicados a formación

The following two tabs change content below.
Chema García

Chema García

Tutor en Grupo Método

Imagen: Mediamatic

Cada vez más, la tecnología se alía con cualquiera que tenga inquietudes y ganas de progresar en cualquier actividad profesional. En el ámbito de la formación debemos estar atentos a nuevos elementos que faciliten la relación profesor – alumno. Pensamos que tanto en el aula como en formatos e-learning esta relación es la base que hace fluir el conocimiento, y sea cual sea la modalidad escogida por el alumno, el apoyo de su docente le hará ganar en motivación y en disfrute de la materia.

Hoy en día los conocimientos tomados como algo plano están disponibles en múltiples dispositivos, y más que nunca, la experiencia del profesor es vital. Es más, debemos ir más allá e intentar a través de los diferentes perfiles de los alumnos, dotar a ese grupo de personas de identidad propia, grupal. Se debe procurar la creación de sinergias y que, ante dudas, problemas y situaciones a debate, la respuesta no sólo sea del profesor, sino que se conforme un “ejército” de experiencias sumadas para dar respuesta desde varias ópticas.

Por citar un elemento tecnológico que nos puede hacer ganar y ampliar estas ópticas dentro del aula, está la utilización de redes sociales como un foco que nos amplía visión, con un cañón y aprovechando las funciones de Twitter podemos buscar interacciones. Este uso se denomina backchannel y nos aporta información en tiempo real siendo  muy útil para auditorios grandes y para aportaciones externas al grupo de personas presentes.

Estoy muy de acuerdo con Enrique Dans; en su entrevista con Pilar López hace mención en varias ocasiones al valor que un profesor debe aportar a la interacción con sus alumnos, como bien dice, en una clase presencial las personas están circunscritas a un espacio – tiempo muy limitado y concreto y, por tanto, a las circunstancias en las que es vivido (hora del día, desplazamientos, tiempo limitado). Es por ello, que todo elemento que nos ayude a relacionarnos y ampliar ese tiempo va a redundar en mayores complicidades y a compartir no sólo más información, sino factores distintos a los que pueden aparecer en el aula.

Tanto si la modalidad formativa es mixta como si es online al 100%, la ventaja real que debemos alcanzar no es tanto la disposición de una plataforma de e-learning activa las 24 horas, o la posibilidad de realizar sesiones por videoconferencia, sino el grado de participación en el tiempo no compartido. Aquí la tecnología juega a favor del alumno, un desplazamiento en transporte público o cualquier tiempo que en otro momento se perdería puede convertirse en una excelente ocasión de leer y contestar los comentarios de un foro, de revisar un post al blog de la asignatura o de conversar a través del grupo de Facebook.

En definitiva se trata de lograr canales de comunicación extra en pro de la mejora del proceso formativo del alumno.

Post anterior

Promoviendo la eficiencia energética en Colombia

Siguiente post

Organizaciones creativas, dispuestas a crear valor

No hay comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>