“La reducción del desempleo juvenil pasa por una formación de calidad”

The following two tabs change content below.

El 78% de los jóvenes de entre 16 y 19 años con nivel de estudios mínimos están en paro. Este indicador nos dice que la mayor parte de las empresas no contrata a jóvenes con poca cualificación, por lo que los jóvenes más afectados por el desempleo son aquéllos que cuentan con menos formación. Además, el número de jóvenes con baja cualificación ha sufrido un aumento considerable en los últimos años, lo que agrava el problema del desempleo juvenil.

Para luchar contra este problema social, es necesario crear acciones concretas que permitan a estos jóvenes acceder a una formación de calidad, entendida como un instrumento para incrementar su empleabilidad, aumentar la competitividad del país y prevenir el desempleo. Con tal motivo, Método se ha adherido a la Estrategia Estatal de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016, cuyo objetivo prioritario es la reducción de las tasas de desempleo juvenil.

Hemos elaborado un Plan de actuación que tiene como objetivo contribuir activamente a la mejora de la empleabilidad juvenil: ofertaremos un mayor número de acciones formativas vinculadas a certificados de profesionalidad y de programas formativos con compromiso de contratación; incrementaremos el número de procesos de formación certificable y nuestra oferta en modalidad e-learning, ampliaremos la formación de idiomas y realizaremos una labor de orientación y asesoramiento laboral a nuestros alumnos.

Una de las principales iniciativas enmarcadas en la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven es, precisamente, la Garantía Juvenil, un sistema creado con la finalidad de garantizar que los jóvenes menores de 25 años reciban una buena oferta de empleo, educación continua, formación de aprendiz o periodo de prácticas en un plazo de cuatro meses tras acabar la educación formal o quedar desempleados. Para ello Método ha creado tres certificados de profesionalidad gratuitos dirigidos a jóvenes inscritos en el Sistema de Garantía juvenil.

España está pagando una gran factura por el elevado porcentaje de jóvenes que ni estudian ni logran acceder al mercado laboral. No actuar, no aplicar medidas como las que proponemos, sólo servirá para seguir fomentando la frustración de la juventud y frenar el crecimiento del país. Una nación no puede invertir tiempo, esfuerzo y medios en frustrar a sus jóvenes, dándoles unas competencias sin utilidad práctica en su futuro laboral, o en crear profesionales sin cabida en el mercado de trabajo. Urge adaptar al contexto español los modelos de orientación y formación profesional internacionales de éxito. En Método confiamos en que nuestra labor, como Consultora Global, contribuya a la reducción del desempleo juvenil y a la mejora de la competitividad.